¿Paulina Rubio & Slash? Sí, lo sentimos mucho

Son de esas parejas tan raras que solo pronunciar sus nombres en una misma frase ya da para un especial en Cuarto Milenio.  Fue el 9 de Enero de 2007 cuando los astros se alinearon para dejarnos indicios  de que el fin del mundo estaba cerca. En muy pocas cabezas pensantes y lógicas entraría tal idea, pero así fue.

Por aquel entonces Universal tenía los derechos tanto de Paulina Rubio como de Slash, así que en un intento de dar aire a la carrera de la siempre peculiar Paulina se creó este fatídico dueto.

En el video se puede ver la alta cálida Interpretativa de la mejicana, nada que pueda asustarnos, claro. Lo que me hace reflexionar es ¿Por qué Slash? La canción no deja de ser otro single de los que ya nos tenía acostumbrados: mucho “espatarre y ventilador” por lo que la aportación de Slash es ínfima, ya que se marca un punteo digno de las clases de guitarra de mi sobrino. Ver a Mr “Sweet child of mine” jugando a ser atrezo de Paulina Rubio me ha partido el corazón. Paulina seguro que Luis Fonsi estaba disponible…

No voy a meter el dedo en la llaga, porque si vuelvo a escuchar de nuevo la canción seguro que tendré pesadillas. Dale al play si te atreves, pues verás a Paulina Rubio juagando a ser una pre-Lady Gaga de Mercadona y a un DIOS de la guitarra que ha quedado más como mito viviente que como el magnífico guitarrista que es.

Así que ¡Va-dúo retro Satán! Slash yo te libero… Paulina tú… tu sigue así, calladita.

P.D: De todos modos, os puedo asegurar que Slash va a traer mucha más miga dentro de esta sección, atentos a segundas partes, por que aquí nunca serán buenas

 

Totana,1984. Crecí entre los discos de Los Pecos de mi madre y los casetes de Formula V de mi padre. Soy técnico de Marketing enfocado al grafico, a la creación de contenido y al diseño. Tengo los oídos bien entrenados a base de Rap, Rock, shogaze o Metal, paso del indie a la copla, o del Trash a la clásica... no me importa el género siempre que la canción merezca la pena. Mi otro yo es escritor, y ha publicado dos novelas “La luna roja de Siberia" y “Omega, el Ángel caótico”. Amante de la peor ciencia ficción y la serie Z. Coleccionista de vinilos compulsivo, desde Nino Bravo a Marilyn Manson, para mi madre: soy un caso perdio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.