El Warm Up se declara murciano… y le sale bien (Crónica del sábado)

Cojo el testigo de la Chica de amarillo para hablarte del sábado. Después de 30 minutos en cercanías y un autobús urbano (del cual tengo una anécdota que se verá reflejada en otro post) llegamos a la Fica. Como si de una final de Champions, los aledaños del Víctor Villegas y alrededores rebosan de gente, puedo decir que nunca había visto ni el malogrado SOS con tanta afluencia de gente.

En el interior el ambiente es tremendamente festivo, el bullicio, los selfis y mucho postureo de instagram desenmascaran a más de una y uno. Entramos con Newman sobre el escenario, Paco nunca defrauda. Sus guitarras Pop y ese deje tan americano nos embelesan de una manera sobrenatural, Tema tras tema nos hace ver que ser puede ser un murciano nacido en Nashville.

Nos acercamos a ver a Elena Molina y José Lozano (Murciano Total) con ese directo pétreo e impecable que se ve deteriorado por el precario sonido que llega a acoplarse unas cuantas veces.

El cielo amenazaba lluvia, algo raro en Murcia, por lo que rezamos un par de salmos a San Bowie y las nubes se esfumaron.

Yahaira está en el Warm Up Dance Floor ejecutando una sesión de alta gama, para reivindicar una vez más la tremenda oleada de Djs féminas que dominan la escena de este momento.  Estilo y mucho Suaj para hacer de este humilde y correcto cornista un loco que no pudo parar de bailar. Pero a caer la noche el escenario Estrella Levante comienza a llenarse, aparece gente por todos los rincones, jamás había visto en concierto en La Fica con tanta gente esperando… ¿a quién? IZAL ¿quién si no?

© Javier Rosa

Mikel y los suyos no defraudaron, exploraron parte de su último disco (Auto terapia 2018) sin olvidar los temas más festivaleros. Llegaron a armonizar más de 70 minutos de canciones convertidas en clásicos contemporáneos. El pozo, que bien o la mujer de verde sonaron a pleno pulmón por las más de 20.000 personas que llenaron este concierto. La nota gris del concierto: Muchos de los asistentes denunciaron varios robos durante el trascurso del concierto, esperamos que no se vuelva a repetir.

Y entonces vivimos una cruzada, Dorian o Ed is Dead… Tiramos para Ed…

Hay que reconocer el catering sonoro que Ed is Dead ofrece en cada uno de sus directos es de Nouvelle cuisine. La fuerza y el ímpetu de él y los suyos no pasa desapercibido. Podríamos decir que Ed (Eduardo Ostos) es sin duda uno de los mejores arquitectos musicales de este país. No solo cuenta por ser el productor / mixer de las estrellas sino su ultimo ep #YL48 se ha convertido en uno de los discos más importantes del año. Es de admirar cómo de un simple bucle puede crear la magia suficiente para dejarnos con la boca abierta, pero sin dejar de bailar.

Y una cosa llevó a la otra y acabamos bailando por Rocío Jurado con el inclasificable Aníbal Gómez (50% de Ojete Calor) que nos deleitó con una sesión tan divertida como interesante. ¿Qué playlist tiene a Nino Bravo y a Rage against the Machine? Solo una palabra: Tremendo…

Y los que no podían faltar a esta cita eran Viva Suecia, que sirvieron en la anterior edición para cubrir el hueco de ultima hora que dejó Sidonie, estuvieron tremendos. Por fin eran reconocidos como una de las bandas indies más importantes de 2018, por eso nadie quiso perdérselo. No cabía un alma en el escenario Thunderbitch, a golpe de hit nos dieron una lección de como se hace un directo en condiciones, no dejaron tema en el tintero: Hemos ganado tiempo, a donde ir, bien por ti… canciones imprescindibles para la cultura festivalera.

© Javier Rosa

Tras eso solo había espacio para la electrónica, Vitalic cogía el testigo de la noche trasnformando El Warm up en un after al aire libre, ahí es cuando me doy cuenta que ya estoy demasiado mayor para estas cosas.

En resumidas cuentas, el festival pasa con el aprobado alto, ya solo nos toca esperar las primeras confirmaciones de a próxima edición, que serán más pronto de lo que pensamos. Vuelvo a casa con el dulce sabor de un festival murciano en evolución que nos va colocando en el mapa como un referente nacional. Por fin encontramos un festival de alto nivel que apuesta por los grupos de la tierra. Esperamos que el año que viene puedan encontrar el equilibrio entre nacional e internacional y nos seduzcan con cabezas de cartel de gran nivel.

 

 

Totana,1984. Crecí entre los discos de Los Pecos de mi madre y los casetes de Formula V de mi padre. Soy técnico de Marketing enfocado al grafico, a la creación de contenido y al diseño. Tengo los oídos bien entrenados a base de Rap, Rock, shogaze o Metal, paso del indie a la copla, o del Trash a la clásica... no me importa el género siempre que la canción merezca la pena. Mi otro yo es escritor, y ha publicado dos novelas “La luna roja de Siberia" y “Omega, el Ángel caótico”. Amante de la peor ciencia ficción y la serie Z. Coleccionista de vinilos compulsivo, desde Nino Bravo a Marilyn Manson, para mi madre: soy un caso perdio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.