En Órbita 2018, un festival de 10 (Crónica del festival)

Aún con la resaca del WARMUP llegamos a granada para disfrutar una nueva edición del jovencísimo En  Órbita. El festival, que contaba con uno de los carteles más apetitosos de la escena Indie, no defraudó. Y nos dejó disfrutar de una jornada, no solo de música, si no de cultura y gastronomía al más estilo Granaino. Eso de ir a La Manga (playa) en el seat 600 con toda la familia es historia, ahora toca ir de festival. Por eso es cada vez más habitual ver niños disfrutando de la música como nosotros.

 

 

Es muy difícil condensar emociones, pero si hubo un grupo que nos volvió a arrancar un trocito de alma fueron nuestros paisanos  Viva Suecia, que venimos de verlos de tocar en Murcia y donde nos dejaron el listón bien alto. Hasta que los vimos de nuevo, desde el primer minuto dándolo todo y he de decir que tienen uno de los mejores directos en el panorama indie! Cada vez se superan desatando una catarsis emocional entre público y grupo. Pudimos observar como el público los acompañaba y jaleaba sus canciones y vivimos momentos llenos de emoción. rafa(cantante) preso de emoción,  saltó hacia el público con micrófono en mano y se perdido entre la multitud a la vez que cantaban y se despedían su actuación…  y la verdad que uno acaba cansado de cantar y saltar y toda la culpa la tienen ellos!! Gracias!

© Javier Rosa

Y llegaron ellos el peor grupo del mundo, Sidonie. No hay festival donde puedan dejar crítica de ellos y es que no nos cansamos de oírlos, saltar y cantar. No faltó detalle alguno y como suelen ser ellos acabaron sin camisetas y tomándoselo como un cachondeo y es que ellos son así! Y Marc Ros(cantante) terminó como siempre con su día de mierda  a hombros y recorrió entre el público parte de recinto! La verdad que nos hicieron cantar y disfrutar como niños… después de ver este intenso concierto seguimos asombrados de que estén en plena gira 20 aniversario… bandas emergente ¡aprended de este referente!

© Javier Rosa

Y como bien dice Sidonie: “que ahora toquen Lori Meyers que tengo ganas de bailar”. Los granadinos  partían con ventaja de jugar en casa j y en eso el público reaccionó como es debido. Nos sorprendieron con un escenario lleno de luces y colores con pantallas enormes y sobretodo con su música con la que no puedes dejar de cantar y saltar. Emborracharme o Mi realidad ya se ha convertido en los principales temazos indispensables de cualquier festival. Se entregaron desde el la primera nota hasta el final, demostrando por qué son los reyes del momento.

 

© Javier Rosa

 

 

Y como guinda del pastel para un final lleno de canciones y remixes con mucho color y confeti fueron Elyella, que elevan sus shows hasta la máxima potencia. Nunca fallan y se ha convertido en el mejor cierre de festival del momento.  Que el corazón de Elyella no deje brillar jamás en el escenario.

En definitiva nos vamos de Granda con la sensación de que En Órbita es más que un festival, han sabido explotar eficientemente las cualidades culturales del festival, aportando ese plus que la capital siempre te da.

Estamos seguros que el año que viene repetiremos esta experiencia. ¡Gracias En Órbita!

#estonosepara.

 

© Javier RosaFotografías: © Javier Rosa

Totana,1984. Crecí entre los discos de Los Pecos de mi madre y los casetes de Formula V de mi padre. Soy técnico de Marketing enfocado al grafico, a la creación de contenido y al diseño. Tengo los oídos bien entrenados a base de Rap, Rock, shogaze o Metal, paso del indie a la copla, o del Trash a la clásica... no me importa el género siempre que la canción merezca la pena. Mi otro yo es escritor, y ha publicado dos novelas “La luna roja de Siberia" y “Omega, el Ángel caótico”. Amante de la peor ciencia ficción y la serie Z. Coleccionista de vinilos compulsivo, desde Nino Bravo a Marilyn Manson, para mi madre: soy un caso perdio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.