Maenoba: “Como banda, intentamos que nuestras canciones tengan un mensaje”.

Maenoba, son un cuarteto malagueño que acaban de publicar un gran disco 74, repleto de grandes canciones que deben de ser escuchadas. Hace unos días charlamos con ellos y estas han sido sus impresiones.

  • Habladnos un poco de quien hay tras Maenoba…

Maenoba somos 4 jóvenes que ha unido la música y que disfrutamos con cada ocasión de poder transmitir a través de ella. Algunos venimos de otras formaciones anteriores (como Glaciar, Martini Conyellow o Wasabi Road) y otros nos conocimos y empezamos a dar rienda suelta a nuestra inspiración.

Con el paso de los meses nos fuimos conociendo más y mejor, tanto musical como personalmente, y el resultado es este EP, que ya está disponible en todas las plataformas digitales, y con el que nos presentamos ante los lectores y oyentes, deseando amenizar en la medida de lo posible esta situación excepcional que nos ha tocado vivir.

  • ¿Y el nombre? Nos parece curioso…

La odisea del nombre,… Hemos tenido alguno que otro, incluso hemos llegado a dar conciertos con el nombre antiguo. Cuando ya no podíamos más y dejaron de salir ideas pensamos en algo que fuera característico de Málaga y por no optar por el clásico Mainake, Cenachero o Biznaga, buscamos información y nos encontramos con la ciudad de Maenoba, un asentamiento de los bástulos que se encuentra en la desembocadura del río Vélez y nos gustó por su pasado histórico.

  • ¿Qué podemos encontrar en vuestro primer Ep 74?

En 74 hemos intentado trabajar todos los aspectos instrumentales para lograr un sonido  propio. Para nosotros, este EP es el punto de partida en la búsqueda de nuestra identidad como banda. En los temas predominan sonidos de guitarras pop sobrecargadas de delay intentando buscar esa espacialidad y flotabilidad. También hemos pretendido acercarnos un poco al grunge garagero dentro de las estructuras de las canciones, acentuando las rupturas de las mismas con distorsiones contundentes.

  • LESBOS, una de vuestras canciones nos sobrecoge especialmente, debido ante toda la situación que están sufriendo los refugiados… (habladnos un poco más de la composición de las canciones)

Como banda intentamos que nuestras canciones tengan un mensaje. Algunos temas están cargados de utopía, como Verdaguer. En okiM  hablamos sobre el tema de la adopción de un animal de compañía que ya ha pasado por varios hogares. Nuestro single Incipiente intenta cantarle al  amor y a la desorientación que te produce en algunos momentos. También hacemos un guiño a nuestra Generación del 27 adaptando varios poemas de Lorca para hacer Luz, un tema especial y que se terminó durante el proceso de grabación.  

En Nieve, nos acercamos a nuestra parte más post rockera y prescindimos de la letra. Con este tema intentamos viajar a un día frío y lluvioso en el que después aseguras disfrutar de un gran arcoíris.

Con Lesbos intentamos denunciar el grave error que se comete a nivel sociopolítico, dibujando líneas imaginarias decoradas con banderas dándoles el matiz de fronteras. 

Ahora, por desgracia estamos sumergidos en una pandemia a nivel mundial. Estaría bien que nos detuviésemos estos días para respirar un poco de aire, ahora más puro y limpio, y veamos que las fronteras no existen, que todos formamos parte del todo y que sin apoyo mutuo, empatía y solidaridad es muy difícil hacer de este planeta un lugar mejor. Deseamos que esta situación nos haga abrir un poco los ojos y hacernos ver que nadie es menos que nadie y que juntos somos más fuertes.

  • ¿En Málaga se cuece muy buena música, encontramos una nueva floración de bandas emergentes, en la zona…

Siempre ha habido una buena escena underground en la ciudad, pero se le ha tenido muy poco en cuenta. Se ha preferido apostar por la “paella congelada para los guiris” y las bandas de versiones y, por desgracia, muchos pubs y bares que apoyaban a las bandas emergentes han tenido que cerrar o adaptarse a estos tiempos. Aun así, vemos que están empezando a salir cosas muy buenas, como Ballena, Arista Fiera o Break the senses, que ya llevan varios años haciendo ruido, y otras bandas más recientes como Monte Ventura o Living Camboya.

  • En vuestro primer contacto con nosotros decíais: Nos encanta saber que aún quedan medios que apoyan y cuidan a la escena emergente… ¿Cómo está siendo el contacto con los medios de gran difusión?

Pues, siendo sinceros… utilizando la técnica del martillo pilón. Entendemos que la estrategia puede ser un poco agresiva, pero es la mejor y única opción que tenemos a nuestro alcance. Hemos confeccionado una “lista negra de medios” a los que enviamos correos personalizados donde compartimos nuestra música y nos damos a conocer.

A veces hay suerte y nos encontramos con medios como el vuestro que apoya a las emergentes, que contesta y cuenta con nosotros, y otras que tenemos que darle al botón de reenvío, algunos ya nos habrán metido en la carpeta de spam.

Para bandas emergentes como la nuestra sois un altavoz y un medio para acercarnos a más público. En definitiva para nosotros la música se trata de compartir ensayos, vivencias, experiencias y como no, canciones. Sin medios como el vuestros sería muy difícil hacernos escuchar.

  • Tras escuchar en primicia parte de vuestro trabajo tengo la sensación de haber descubierto una de las bandas más prometedoras de 2020… (habladnos un poco de vuestras expectativas con el lanzamiento del álbum.

¡Menudo halago de pregunta! Para nosotros este EP es nuestro punto de partida como banda. Nuestro objetivo era trabajar y profundizar en las composiciones para acercarnos a nuestro sonido propio. Bebemos de muchas fuentes y casi todas diferentes y hemos intentado mezclarlas para sacar a la luz algo agradable de escuchar, pegadizo y con matices diferentes. 

Nunca pensamos que íbamos a sacar nuestro primer EP en mitad de una pandemia mundial, pero sí es cierto que el estar confinados en casa ayuda para acercarnos a echarle una oreja a bandas conocidas y otras no tan conocidas como la nuestra. No pretendemos pegar “el pelotazo”, sino más bien compartir lo que hacemos y poder disfrutar girando con nuestras canciones y hacer un poco más felices a quienes nos escucha. Para nosotros, la música son estados de ánimo y con “74” lo que deseamos es poder cambiar un poco los días de nuestros oyentes, acompañarlos de camino al trabajo a primera hora de la mañana o de la tarde, ser la banda sonora de una cena especial o ser el inicio de lo que da de sí un fin de semana.  En definitiva, ser escuchados.

  • Para cuando pase toda esta pandemia del Covid19… ¿habrá gira de presentación? ¿tenéis fechas confirmadas?

Bueno, teníamos varias fechas cerradas y bastante potentes como el Malagaze, donde compartíamos cartel con Chloral, I am dive y Cariño, pero que dadas las circunstancias se han tenido que aplazar. Tenemos alguna otra aún a la espera de ver cómo avanza la situación, ya veremos si podremos llevarlas a cabo o dejarlas para la temporada que viene. Pero sí nos gustaría poder rodar este EP todo lo posible.

Por lo menos tenemos la certeza de que formamos parte de la final del Nuevos Talentos del Ojeando 2020 y estamos deseando que todo esto pase pronto para poder celebrarlo en las mejores condiciones, tal y como merece la ocasión.

Totana,1984. Crecí entre los discos de Los Pecos de mi madre y los casetes de Formula V de mi padre. Soy técnico de Marketing enfocado al grafico, a la creación de contenido y al diseño. Tengo los oídos bien entrenados a base de Rap, Rock, shogaze o Metal, paso del indie a la copla, o del Trash a la clásica... no me importa el género siempre que la canción merezca la pena. Mi otro yo es escritor, y ha publicado dos novelas “La luna roja de Siberia" y “Omega, el Ángel caótico”. Amante de la peor ciencia ficción y la serie Z. Coleccionista de vinilos compulsivo, desde Nino Bravo a Marilyn Manson, para mi madre: soy un caso perdio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.