Miguel Ángel Delgado: “mi modo de componer es una especie de catarsis casi espiritual”

-Es una pregunta de rigor, Pero para que quien todavía no te conozca entre nuestros seguidores. ¿De dónde vienes ¿Quién Miguel Ángel Delgado?

Vengo del mismísimo Albaicín. Miguel Ángel Delgado es un “granaíno” que hace años salió de su tierra, habitando Murcia por un tiempo y acabando en Madrid movido por la música. He de decir que me fui de Murcia casi llorando.  Es una tierra muy grande y más por su gente. Tengo muy buenos amigos allí y muchos recuerdos de mis primeros pinitos musicales y laborales. Allí nacieron muchas cosas importantes de este camino.

  • Háblanos un poco de Pájaro de las delicias, ¿Qué vamos a encontrar entre sus canciones?

Es un disco variado en temática y estilos donde encontraréis amor, desamor, hedonismo, soledad, liberación personal, sentimiento adolescente, Revolución y hasta Covid (mi visión de la situación en clave humana, social y poética).

  • ¿Cómo ha sido el proceso creativo del disco en cuanto a la composición?

Nunca estudié música y mi modo de componer es una especie de catarsis casi espiritual donde una canción es parida en pocos minutos y pulida después. El disco aglutina temas de hace años con temas más recientes. No es un disco referente a una etapa corta, sino en cierta medida una historia de un periodo vital de años, coherente pero variado y cambiante. Lo que es la vida.

  • Vemos en tus canciones que viajas entre el folk, el rock y la canción de autor con mucha soltura y eso se ve en lo rico que es el disco (háblanos un poco más de tus influencias)

Creo que la música nos rodea desde que nacemos y hasta el canario del vecino acaba influyendo y probablemente ofreciendo matices pero puedo decir a nivel de artistas que, quizás, mis influencias vienen de Bob Dylan, Johny Cash, Leonard Cohen, Neil Young, Elliot Smith, Simon & Garfunkel,  Silvio Rodríguez, Andrés Calamaro, Enrique Bunbury, Antonio Vega, Quique González, Héroes del Silencio y hasta Pink Floyd, The Beatles o Led Zeppelin.

  • Termináis de grabar, sacas Pájaro de las delicias y nos confinan… has sacado disco en el año más raro de nuestras vidas ¿cómo ha sido la experiencia?

La verdad es que en estos tiempos el disco me ha mantenido “normalizado” dentro de lo que cabe. Desde niño he luchado contra la limitación y no quería que esta pesadilla alterase todos los planes, de modo que me lancé. Nunca sabré como habría sido en tiempos normales, pero estoy contento con la repercusión, con el alcance e interés por los medios (como el vuestro) y a título personal por no haber cedido. Ojo, no culpo a nadie por retener el trabajo. Quizás yo soy un valiente idiota, pero me afecta mucho sentirme “enfermo” o limitado.

  • Me gustaría saber un poco más de ti, pero de ámbito personal, he leído que eres pediatra vocacional debido a tu experiencia de niño como paciente…

A los ocho años me diagnosticaron una enfermedad rara llamada aplasia medular, con un pronóstico nefasto en aquellos años. Soy en realidad un milagro casi más de la suerte que de la medicina. De alguna manera, como muchos pacientes pediátricos crónicos, quise dedicarme a la medicina (mi teoría es que el niño enfermo oncohematológico quiere ponerse una bata para ser una especie de Superman y blindarse ante la propia enfermedad) y no sé ni cómo me aventuré a especializarme en pediatría, pero tampoco me equivoqué. Los críos son energía vital e ilusión que se transmite.

  • Empezamos un nuevo año (que también va pareciendo muy raro), ¿Qué le pides a este 2021?

Pues ya verdad es que el desánimo está impregnando todo y se generando un clima muy tenso y espeso. Le pido a este año que la situación mejore, partiendo de la base de la ilusión y energía de la gente.  No me parece normal el clima de miedo, depresión, polarización y enfrentamiento, que no es bueno para luchar contra nada ni nadie.  Hay que ser prudentes y responsables pero lo que estoy viendo es una desmoralización y falta de liderazgo, un gigante síndrome de Estocolmo y poca excelencia en quienes llevan la batuta a todos los niveles, lo cual me asusta. Salgamos cuando salgamos, harán falta unidad, energía e ilusión, pero de la gente de a pie, la gente de verdad, más aún en sectores como el arte, que van a quedar tocados de muerte.

  • ¿Ganas de mostrarlo en directo?

Siempre. Me encanta el directo. He hecho presentaciones en pequeño formato y público reducido, respetando las normas de la situación. Sería un sueño presentar este disco con todo el despliegue músico porque los temas, como en el disco, se prestan a un directo muy atractivo. En cualquier caso se me puede ver solo con la guitarra feliz en una tarima.

Adjunto un cuestionario express para mover en RRSS

  1. Una canción para empezar el día: Los periódicos de mañana de M-Clan
  2. Una que te gustaría convertir en cover: God, de Lennon
  3. Una que te recuerde a tu infancia: The boxer de  Simon & Garfunkel
  4. Una para volverse loco: Abre la puerta de Triana
  5. Una que te avergüence reconocer que te gusta: Cualquiera de un recopilatorio de Perales. Maldita sea, papá y mamá.
  6. Una para irte de viaje: Tangled up in blue de Dylan
  7. Un clásico que odies: Vaya por delante que es por las experiencias de adolescencia. A quién le importa de Alaska. Me sacaba de los bares.
  8. Un clásico que ames con locura: Shine on you crazy diamond de Pink Floyd
  9. Una para que suene en el fin del mundo: The man comes around, de Johny Cash

Juanmi López
Nací 1984, crecí entre los discos de Los Pecos de mi madre, con los cassetes de Juan Pardo y Formula V de mi padre y las canciones populares que recordaba mi abuela. Mi infancia pasó todo lo normal que debería hasta que un día con 13 años, en casa de mi mejor amigo llego a mis oídos el single The Beautiful People de Marilyn Manson, y ahí explotó todo. Más de quince años después sigo con la misma ilusión de siempre, o más. Recopilo discos de vinilos olvidados para darles la vida que se merecen. Miles de horas escuchando, analizando, recopilando emociones  y experiencias que componen la banda sonora de mi vida. En la actualidad: Combino mi trabajo de Gestor de contenidos  y RRSS en  Newgarden Spain con mis otras grandes pasiones el cine y la literatura. De esa mezcla nacieron mis dos primeras novelas “La luna roja de Siberia" (2010) que vendió dos ediciones superando las 600 copias y “Omega, el Ángel caótico” un thriller de ciencia ficción inspirado la América de los años 50. Pero como diría Helena Miquel ¡esto no se para! Continúo con varios proyectos literarios, desde cuentos infantiles ilustrados a guiones para proyectos cinematográficos. Desde 2015 entré en la redacción de QHEM (quehacerenmurcia.com) He tenido la suerte de poder compartir momentos inolvidables con grupos de la talla de  Love of Lesbian, Izal, Sidonie, Zahara, La Unión, Sobêr… hasta más de 50 artistas entrevistados y aumentando. Sí, yo soy ese loco de la libreta al final de la sala… Y como soy de los que piensan que dormir es innecesario para vivir,  creé la LA GRAMOLA ENCENDIDA para dar voz a todos aquellos que quieran disfrutar de la buena música, para dar a conocer a nuevas bandas de nuestra tierra y expandir su sonido hasta cada rincón de la red. Si este plan te gusta, Agárrate, esto acaba de empezar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *