LAAM: “Tengo cosas dentro que no puedo expresar directamente.”

Laura (LAAM), natural de Mazarrón, y yo nos conocimos a base de conversaciones entre infusiones y cervezas en bares murcianos ya inexistentes. “Me he apuntado a un coro”, me dijo en uno de esos encuentros. A esa feliz idea decidió ponerle mucho, mucho trabajo. Esas primeras tardes no anticipaban que a Laura le pudiera dar por la música, y, sin embargo, se abrió camino día a día, llevándola de sesión en sesión de coro, de ensayo en ensayo de banda, de concierto en concierto de metal… 

Una década después, ese coro inicial se transforma en álbum en solitario. Un EP en ciernes que cerrará su crowdfunding este mismo 23 de mayo,  y que lleva con el mensaje implícito de un cambio de ciclo vital que recoge las experiencias personales de todo un camino. Cuando atestiguas el crecimiento de una persona desde la distancia, su potencial se evidencia.  Vamos a indagar:

  • Hay una pregunta que quiero hacerte. ¿Sientes que vivir cerca del mar ha influido en tu carácter y música?

El mar es muy importante para mí. En Mazarrón hay muchísimas playas, me gustan mucho Las calas de Bolnuevo, Mazarrón. Me encanta estar ahí, me aporta paz tanto simplemente estar ahí, como sumergirme. Siempre que me he encontrado mal, me ha curado. Eso lo echo muchísimo de menos aquí en Holanda. Está el Mar del Norte, pero no es lo mismo.

Pero no hablo del mar en este álbum, menciono mucho el universo, los planetas y los pájaros.

 Utilizo el universo como símil. Hay una canción que se llama Venus y Marte como metáforas del hombre y la mujer. En este disco metemos muchos sintetizadores, los MOOG y esas cosas que me traen a la mente a los Pink Floyd, al rock rogresivo… Me imagino algo espacial, los planetas, las estrellas.

  • ¿En plan metafísico?

No, más poético. No es un disco muy metafísico. Quizás el último tema es más raruno. El resto de temas son más directos.

  • ¿Estas canciones cuándo los escribiste?

A lo largo de los años. Sí, mayormente entre 2014 y 2015. La que digo que es más raruna la estoy escribiendo ahora.

  • El disco sigue en proceso entonces.

Sigue en proceso. Las demos son muy básicas, soy yo son guitarra y voz. Y yo no toco muy bien la guitarra. Eso hay que arreglarlo. Recibo feedback del productor, de mi hermana… “Aquí le pega una acústica, aquí una eléctrica”. Marc, mi pareja, toca la guitarra. Nos metemos al  pequeño estudio que tenemos en casa a trabajar las canciones juntos. “Vamos a ver qué falta aquí, a probar esto, lo otro”

A lo mejor escribir una canción me lleva una hora, luego todo el proceso de producción… buf. Un montón jaja. Vamos probando instrumentos, y aún no he trabajado las voces.

  • Cuando escribes una canción, ¿ya te imaginas cómo va a sonar?

En casi todas las canciones del disco ya sabía qué quería transmitir, y es buscar en la guitarra qué acordes suenan más a lo que tengo en la cabeza. Primero me viene un leitmotiv en la cabeza, y más que instrumental, suele ser vocal.

  • Tú te imaginas tu parte, y ya lo demás…

Yo me imagino mi parte (risas), y ya voy probando con el piano qué le viene bien a esa parte.

  • Llevas tiempo escribiendo las canciones, y sigues en ello. Al ser un proceso de tantos años, ¿notas mucho la evolución personal y estilística?

Me siguen gustando los mismos estilos que cuando empecé a escribir las canciones. No es que escuche rock clásico y ahora haga electrónica. En cuanto a las letras, las primeras canciones son más oscuras, y las que tienen un toque más esperanzador son las últimas que escribí.

  • ¿Qué pensaría la Laura que empezó a escribir las primeras canciones más oscuras si te viera ahora sacando este crowdfunding del EP?

Yo no pensaba sacar este disco. No era mi plan. Tengo el síndrome de la impostora, como muchos artistas, es mi pan de cada día. Lo hice como catarsis. Necesitaba sacar esto de alguna manera, y lo empecé a sacar escribiendo textos y canciones. De ahí Mariposario, el libro que es parte de la campaña de crowdfunding.  Sobre las canciones, solía pensar “ay, me gustaría publicarlas algún día”, pero nunca me atrevía. Por eso ha habido tanto espacio de años entre unas y otras.

  • Ya estás en ese momento.

Sí, sí, da vértigo, da vértigo.

  • ¿Cómo va esta última recta final del crowdfunding?

Este domingo 23 termina. Hemos llegado a los 2.000€ de los 2.500€, así que estamos a punto de conseguirlo. Estoy deseando que llegue ese día para poder centrarme en la parte más artística. Estar presente en redes sociales es una parte muy importante,pero necesito terminar con esa etapa y tomarme un descanso de ello ya que exige una dedicación continua, y que en ese descanso surjan las ideas para el álbum.

  • ¿En qué piensas cuando haces música? ¿Cuál es tu objetivo?

Al escribirla es catarsis. Tengo cosas dentro que no puedo expresar directamente. A lo mejor no puedo decirle a una persona el daño que me ha hecho, o a lo mejor pienso que el mundo está yendo a la mierda. No quiero estar dando todo el rato el follón en redes sociales ni ponerme pesada con esos temas. Mi manera de hacerlo es con una canción.

Muchos poetas y escritores, más tácitamente, han escrito sobre la censura, la guerra civil. Sin decirlo abiertamente, era su herramienta para expresarlo. 

  • Si lo pudieras resumir en una palabra…

Catarsis.

  • ¿Y en tres?

Catarsis, historias y experimentación.

 

Redacción Thomas Alburquerque

 Crowdfunding de LAAM

 Web Oficial de LAAM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *