Petit Pop: “El público infantil no entiende de postureo.”

Con una trayectoria admirable para el público joven y adulto con bandas más que consagradas de garage y pop, como Undershakers, Nosotrash y Pauline en la playa, se reciclan y readaptan hace ya casi 10 años al paso de los años, manteniendo el mismo espíritu fresco y divertido con una productiva y muy trabajada composición de música y letras. Discografía: Cantares pal coche (2019), Canciones para el coche (2018), Petit Popíssimo (2017), Surf na bañera/Surf en la bañera (2017/2016), Andamos en Bici (2017), Vámonos en Bici (2015), Que nun te tarreza la naturaleza/No nos da pereza la naturaleza (2015/2014), Petit Pop en Silenciópolis (2015), Nun mos gusten los llunes/No nos gustan los lunes (2014), Pop Piquiñín (2014), Petit Pop (2013).No han sacado repertorio nuevo desde 2019, pero está al caer… ¡y nosotros deseando escucharlo!

Mediados de Septiembre. Mientras en Murcia aún morimos de calor, desde Asturias, con lluvia de fondo (¡!) hablamos con Lara, teclista y una de las voces de Petit Pop.  Con su dulce y encantadora voz, y con la energía que desprenden sus palabras, se nos olvida la extraordinaria trayectoria que tienen a sus espaldas, la cual daría para infinitas entrevistas más.


Profesionalmente, sois de sobra conocidas por vuestros inicios en los 90 (Undershakers, Pauline en la playa, Nosotras), pero nos interesa retroceder un poco más, ¿cuáles son vuestros orígenes y recuerdos de infancia con la música?
Pues mira, como gente que hemos nacido en los 70, los primeros recuerdos son los Payasos de la Tele y las famosas series que tanto nos han traumatizado (y/o ayudado) en la vida como Marco, Heidi… Recuerda que en los 80 había mucha música enfocada directamente al público infantil. Bandas como Enrique y Ana, Parchís,  Teresa Rabal, Rosa León, Torrebruno… tuvieron un boom con espacios infantiles muy decente que ofrecían una programación específica dentro de lo que veía todo el mundo. Porque lo veía toda la familia, los grandes y los pequeños.Crecimos, por tanto, en un ambiente propicio con gente, como la familia Aragón, que tuvo cuidado y empeño en dedicarse a un público infantil, aun cuando no había tanta accesibilidad.
Luego, está claro, que si te gusta la música, como nos pasó a nosotras, unos años más tarde comenzamos a cantar lo que nos pasaba en los 90 (tú no me quieres, paso de ti, te quiero..).


¿Qué consejo le darías a esa niña para prepararla para el mundo actual?
Yo creo que los padres de hoy somos una generación bisagra, que crecimos sin pantallas y sin internet (era pre-tecnológica), y la vida era totalmente diferente. Hoy en día los pequeños son ya seres tecnológicos desde inicio. Tenemos todavía cosas que ir puliendo, porque estamos aprendiendo. Pero si yo tuviera que darle un consejo a la niña que fui (y que sigo siendo) es que intente disfrutar el momento, que disfrute lo mejor posible todo lo que le pase, y que intente alejarse de todo lo que sea tóxico.


¿Cómo sucede el cambio de una exitosa trayectoria en el indie pop para adultos a PETIT POP? 
Pues de repente empezaron a brotar hijos, sobrinos, hijos de amigos… y parece una progresión lógica que, cuando el mundo cambia, cuentas otras cosas, y eso fue los que nos pasó con Petit Pop.
Además, también sucede que, muchas veces cuando compones, no puedes evitar retrotraerte a cuando eras pequeña y tirar de los recuerdos que han conformado tu personalidad (traumas y aciertos). Todos llevamos ese niño más o menos dentro, y le añadimos situaciones de nuestra vida cotidiana actual.  Con todo ello, como componemos los cuatro, y Petit Pop nos deja mucha libertad para hacer cualquier estilo (desde una ranchera, un ska, electrónica…).


¿Qué intención tiene el proyecto PETIT POP para a los niños?
Yo siempre digo que no es un proyecto, sino un resultado. Igual que ha sido una progresión natural de personas que le gusta tocar música y expresarse con las canciones, el resto ha surgido de la misma maneral: no hay marketing salvo el nuestro propio, las comunicaciones, las grabaciones…  Todo lo hacemos nosotros, sin ninguna compañía detrás que nos presione, como sabemos o podemos, porque no vivimos de esto.Al no tener esa presión, no tenemos un sistema “panfletario”, no queremos más que expresarnos, aunque siempre con ironía, buen humor, los guiños a los adultos, el ánimo con lo difícil que es la vida.


¿Crees que te eligen los niños o sus padres?
Los padres de los 80, son además muy diferentes a la generación anterior. No recuerdo que en mi infancia los adultos jugaran tanto conmigo, y hoy estamos con nuestros hijos o sobrinos alguien siempre delante o detrás. Antes no se les exigía tanto a los adultos como hoy en día, sea demandado o no por los niños. ¡Ha cambiado mucho la cosa! Por eso se llama un público familiar, porque tiene que ser para todos.Para los que fuimos jóvenes en los 90, quieres seguir en ese mundo de música y actuaciones, aunque sea al mediodía. Estaba justo recordando a mi sobrino suplicarnos la semana pasada “¡no quiero más eventos!” (risas), porque parece que cada vez que salimos todo tiene que ser instructivo y cultural, y hay muchas opciones. Eso a veces nos estresa a los padres para darle mucho arte y cultura a los más pequeños, sobre todo después del confinamiento y la necesidad generalizada de esparcimiento en un entorno seguro y de calidad.
Tenemos el público más sincero y más honesto que puede haber, por eso intentamos corresponderles de la misma manera. El público infantil no entiende del postureo. Ellos van al concierto, muchas veces porque los padres les gusta probablemente más o lo entiendan mejor. Pero a los niños (que son ahora nuestro público principal), si no les gusta, se van, porque no van a que les vean o porque sea el hit del momento.


¿A quién miráis a los ojos en los conciertos? Animáis siempre a la participación de los padres.
Continuamente hacemos guiños a los padres, porque no lo podemos evitar. Sobre todo cuando estamos cantando cualquier canción y escuchas los coros de voces adultas gritando!
Somos muy conscientes que hay muchos padres que dejan a los peques en la guardería y cole y se quedan con el CD en el coche… y se las saben todas. Entráis al trapo en todo lo que surge, y vemos a los peques mirando a los padres preguntando qué está pasando. Lo agradecemos mucho, porque al final es apoyo entre todos. 
También hacemos referencias “universales”, como el amor de papá, el olor de mamá… que nos toca a todos en la actualidad o en los recuerdos, porque es todo de ida y vuelta. Quizás, si no nos conoces, a veces el contenido de una canción  de Petit Pop puede no estar tan claro hacia quién va realmente dirigido, porque es la historia que va contando la letra y los giros que puede dar (Porqué?, Pequeñas Cosas, Roñica…).Nuestras canciones son mensajes que puedes decir entre niño y adulto, o también a tu pareja. El amor y los sentimientos básicos son atemporales, y por eso los grupos familiares tienen una acogida tan grande en un espectro tan amplio.


Y con esta fórmula habéis introducido temas controvertidos super actuales a los que se enfrentan los peques en la actualidad: conciencia de animales, el cambio climático, estrés del día a día… Por eso animáis a una vuelta al mundo rural.
Pues la verdad es que en Asturias tenemos la suerte de tener la montaña y la playa a medio paso, por lo que estamos muy cerca de la naturaleza. Ahora vemos que nuestros peques están muy metidos en las tablets, por lo que salir de casa y ver las cosas fuera de una pantalla es fundamental para ver y disfrutar el mundo (Pisciplaya, Riega Antón…).


Bailar en familia como terapia anti todos los males.
Lo realmente importante es destinar la energía a las cosas buenas, como bailar y cantar con la familia, en vez de centrarse en lo malo. Supone un esfuerzo, está claro, porque a veces ser feliz, cuesta, pero hay que hacerlo.


¿Intentáis introducir componentes más didácticos de forma intencionada o es algo más esporádico?
Yo te diría que, de forma natural, nos ha salido que no sea didáctico, pero una vez que lo hemos identificado, nos alegra que también salga así. Los valores de cuidado y respeto por la tierra y los demás siempre está presente, como la tendencia actual de impulsar la tradición y la memoria (mira gente como Rodrigo Cuevas y tantos hoy día).No se dicen mensaje explícitos en las letras, pero están ahí, como con la canción del Zoo (No queremos ir al Zoo): no estamos hablando de maltrato animal, pero sí de no estar encerrados, y en primera persona, para hacer más entendible y cercano el mensaje. La verdad es que usamos mucho el recurso de hablar en primera persona (ej. Cumpleaños irlandés)… ¡No lo había pensado!


Además de vuestra banda, tenéis escuela de música, ¿qué papel tiene dentro del proyecto PETIT POP?
De los cuatro miembros de Petit Pop, tres estamos metidos en la escuela, y va muy ligado por ello, obviamente. Mucha gente que viene a la escuela es porque ha escuchado antes nuestras canciones.
Somos una escuela de Pop y Rock (años 50 al actual), por eso parte de nuestra temática, enfocada hacia niños pequeños, implica que les hablemos de las grandes figuras de la música, como Elvis, Chuck Berry…Pero no le vamos a explicar la parte más técnica de los estilos. Los pequeños, después de haberlo conocido así,  si deciden seguir estudiándolo, ya vendrá alguien a ponerle nombre a todas las estructuras musicales.
A nivel de participación, es cierto que en la mayoría de las composiciones además aparecen anécdotas que nos han pasado en casa, o preguntas que nos han hecho en clase por dudas fonéticas o más profundas…  Nuestros peques también han venido a grabar, muchas veces por conciliación (risas).


Los grupos infantiles con inquietudes, que tratan desde la educación social o musical a los más peques, trabajan más las letras y el mensaje, para aportar algo más que diversión…¿Sois consciente de la responsabilidad que supone con la sensibilidad y exposición que hay hoy en día?
Sí, pero si te soy sincera, las opiniones son como los codos: todo el mundo tiene al menos dos, y nosotras intentamos ser honestos desde nuestro punto de vista.
Una vez nos preguntaron si teníamos cuidado con el género, y la verdad es que, en nuestras letras, las chicas cantamos como papás y cualquier otra combinación de géneros y roles. Entiendo las sensibilidades, pero el público que a nosotras nos importa “no tiene twitter”, es decir, no se sienten “ofendiditos” por cualquier cosa. Van a entender y aceptar una historia, y el mensaje que queda al final es el que cada uno quiere.
Con la canción de Quiero un pony nos acusaron de incitación al capitalismo extremo y la compra compulsiva… Puedo admitirlo, pero simplemente hablamos de una perreta (rabieta), un momento irracional de rabia y ofuscación absoluta. Nunca las hemos hecho a mala intención, sólo aportamos lo que vemos.


¿Creéis que los promotores de festivales os consideran, o los canales son más limitados y por eso ahora mismo solo actuáis en el norte?
Nosotras llevamos más de 10 años. Empezamos con amigos en un concierto y fiestas, y cada vez se ha ido haciendo más grande. Pero tenemos otros trabajos por necesidad, y no podemos ser tan activos en redes ni tenemos nadie que nos la lleve. Como he comentado antes, lo hacemos todo nosotras.
Lo que nos pasa mucho es que los espectáculos para familias tienen un presupuesto diferente al adulto, lo que indica que, aunque llenes lo mismo o más que el público adulto, te van a pagar menos. A veces no sale rentable grandes desplazamientos si no te dedicas plenamente a ello, porque también supone tiempo de nuestras vidas.
Y obviamente, lo que sucede también en el ocio adulto, los organizadores pueden sacar más dinero con la venta de alcohol, porque suele ser en otro horario y si menores, cosa que no sucede en el ocio familiar.


Último disco hace ya 3 años, ¿tenéis algo en mente?
Estamos trabajando en ello. Ha sido un proceso complicado durante la pandemia, tanto con el grupo como con la escuela, porque nos ha afectado como a todos. Hay “cosucas” por ahí, pero no hemos tenido el momento para sentarnos y cerrar. Como decía Petit Pop, por suerte y por desgracia, lo hacemos nosotros todos, y hemos necesitado y podido dejarlo un poquito detrás. Pero en cuanto consigamos respirar un poco, algo haremos, porque llevamos 10 años y 7 discos, que no está nada mal…

MINITEST MUSICAL


– Canción para rebajar una rabieta. Probablemente la nuestra del Pony (Quiero un Pony), porque me va a ayudar a sacarlo todo y luego quedarme tranquila, que es lo bueno de las rabietas

.- Canción para reavivar una rabieta. No sé porqué me está saliendo una asociación extraña porque estaría entre Violeta Parra e Igor Paskual, guitarrista asturiano maravilloso, porque su último disco es muy provocador y hace una versión de una canción de Violeta Parra que quedó a medias

.- Canción para dormir. Cualquiera de Nina Simone.

– Canción para despertar con energía. La que pone Carmona a las 8 en Radio 3, o cualquiera de B52

.- Canción para coger la mochila e ir de excursión. Senderismo estaría bien, pero cuando yo camino mucho tengo siempre reagge en la cabeza

– Canción para reír. Últimamente me sale mucho la de We are family, porque me pone muy feliz

.- Canción para hacer el salvaje. ¡A mí dame Deep Purple o ACDC!

– Canción para abrazar fuerte a mamá. Yo procuro abrazar a mi madre todo el rato, y puedo abrazarla con cualquiera, pero me pondría cualquier canción de Pauline en la playa..

– Canción para celebrar con los amigos. Una de Queen en un karaoke… Bohemian Rapsody, para que todos podamos hacer todos los coros.

Murcia. 1982. Fanático de la música y sus letras. Coleccionista de vinilos. Obsesionado con conocer cosas nuevas, tengo loco el algoritmo de Spotify. Intento ir a todos los directos que me permiten las normas y los peques, con los que comparto todo lo anterior. AlterEgo como escritor de poesía en IG en @tabule.fresquito

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *